Media jornada

…Puede ocurrir, y de hecho ocurre con frecuencia, que uno vaya y vuelva en el día a Lisboa con motivo de una reunión, una visita a un cliente (por lo que se llama o conoce comúnmente como “viaje de negocios”), o para presenciar algún espectáculo deportivo o musical. También le puede ocurrir a uno que se quede literalmente tirado en el aeropuerto de Lisboa en espera de un trasbordo o en el intervalo de una escala. Sea como fuere, nos encontramos a veces en circunstancias como éstas, con unas cuantas horas por delante que ocupar, y no pocas veces nos quedamos con las ganas de aprovechar para conocer o bien un rincón nuevo de la ciudad, si ya conocemos la ciudad en sí, o bien para cogerle el pulso y hacernos una idea, en el caso de que nos resulte ajena. Es lo que se dice echar un vistazo.

Y hace bien, si decide emplear esas horas en saborear la ciudad. En Lisboa además esto resulta más que factible, porque el aeropuerto se encuentra a un tiro de piedra de la ciudad, bien comunicado en bus (no llega el Metro), aparte de que los taxis son relativamente baratos, o desde luego más que en las grandes ciudades españolas. Por eso desde aquí le hacemos algunas sugerencias que le puedan servir de inspiración. Pero volvemos a las mismas: déjese llevar.

MapadeLisboaaeropuerto

Si lo que ocurre es que ha cogido el primerísimo vuelo de la mañana y entre el cambio horario y/o que su reunión o cita de negocios se ha retrasado a la una de la tarde tiene la MAÑANA “LIBRE”, entonces cuenta con unas horas maravillosas para preparar dicho encuentro plácidamente sentado en un café de la Lisboa antigua. Desayuno completo: torradas com manteiga, café, pastel de nata e sumo de laranja natural, se faz o favor… No lo dude: coja un taxi o el autobús urbano (el número 91, aerobús, es la línea más rápida y cómoda, pues entre la Plaza del Comercio, al pie del río, y el aeropuerto sólo realiza diez paradas, y le coloca en el Rossio en 30 minutos; las líneas urbanas 5, 22, 44, 45 y 83 también comunican con la ciudad –ver un poco más abajo) en el mismo aeropuerto y baje a Restauradores, caminé hacia el Rossio y adéntrese al azar en la Baixa, para sentir lo que Fernando Pessoa sentía al abrir la mañana…

… En la niebla leve de la mañana de media primavera, la Baixa despierta entorpecida y el sol nace como que lento. Hay una alegría sosegada en el aire ya con buena parte de frío, y la vida, al soplo leve de la brisa que no hay, tirita vagamente del frío que ya pasó, por el recuerdo del frío más que por el propio frío, por la comparación con el verano próximo, más que por el tiempo que está haciendo.

No abrieron todavía las tiendas, salvo las lecherías y los cafés, pero la calma no es de torpor, como la del domingo; es sólo de reposo. Un vestigio dorado se antecede en el aire que se revela, y el azul se ruboriza pálidamente a través de la bruma que deshilacha. El comienzo del movimiento rarea por las calles, se destaca la separación de los peatones, y en las escasas ventanas abiertas, altas, madrugan también las apariciones. Los tranvías inscriben en el aire su chapa móvil amarilla y numerada. Y, de minuto a minuto, sensiblemente, las calles se desdesertizan.

Extracto del “Libro del desasosiego”, de Fernando Pessoa.

ex13

Autobuses Aeropuerto-ciudad

Carris

N.º 5 – Estação do Oriente / aeropuerto / Areeiro – Sólo en días laborales
N.º 22 – Portela / aeropuerto / Marquês de Pombal – Todos los días
N.º 44 – Moscavide / aeropuerto / Cais do Sodré – Todos los días
N.º 45 – Prior Velho / aeropuerto / Cais do Sodré – Todos los días
N.º 83 – Portela / aeropuerto / Amoreiras – Sólo en días laborales

El billete puede ser adquirido a bordo. Tarifa: 1,20€

Aerobús

Todos los días, cada 20 minutos, un autobús (línea nº 91 Aerobús CARRIS) hace la conexión entre el aeropuerto de Lisboa y el centro de la ciudad, de las 07h45 a las 20h15.

El billete puede ser adquirido a bordo del aerobús.
Tarifa de bordo: 1,20€      Billete de 1 día: 3,10€

Desayune plácidamente en el centro contemplando la vida alrededor desperezarse. Luego suba dando un paseo al CHIADO (para saber más), eche un vistazo a sus librerías, siéntese en la plaza Luis de Camoes, acérquese al mirador de San Pedro de Alcántara… O en vez de hacia el Chiado, tire hacia el CASTELO (para saber más), y que sea desde Sao Jorge que contemple la ciudad… Y todavía le quedarán un par de horas hasta la reunión o su conexión aérea. Ya para entonces sabrá de sobra que ha merecido la pena.

ex12

Claro que bien podría, igualmente, haber cogido ese taxi desde el aeropuerto hasta el Mercado da Riveira, donde según nuestro Periodista sin bandera Iván González…

…Todavía es temprano pero el sol ya barniza de salitre las frutas del Mercado da Ribeira, donde merodean mozambiqueños, angoleños, chinos de Macao, indios de ojos saltones de Goa. Las palomas zurean entre cajas de pescado. Huele a torrefacto.

ex11

…para disfrutarlo en plena ebullición en su hora punta de peces y verduras. Pero no pasa nada: queda para otro día.

…Y si lo que le ocurre es que la reunión ha terminado antes de lo previsto, pongamos después de comer, y su vuelo de regreso sale a las nueve de la noche, y por tanto lo que tiene es la TARDE “LIBRE”, no lo dude y del parque empresarial de turno donde se encuentre coja un taxi o bien a la zona de BELEM (para saber más),

ex10

o bien a cualquier otro rincón aún por explorar: EstrelaMadragoaAlfama,… y dedique lo que queda de tarde a una visita monográfica a ese barrio, a ese rincón, que en un par de horas pasaré a ser también suyo.

ex9

Pero igualmente productiva resultaría la media jornada si se decanta por un MUSEO aún inédito para usted, si es un habitual de la ciudad (para quien no conoce Lisboa, toda la ciudad en sí se exhibe como un magnífico museo al aire libre; dejé por tanto los interiores para futuras escapadas). Y a este respecto, nuestro particular top five lo conforman los siguientes cinco museos:

Museo de Arte Antíguo (Rua das Janelas Verdes, 9 –Lapa: Website: www.mnarteantiga-ipmuseus.pt)

Se encuentra en el antiguo palacio Alvor-Pombal o Palacio de las janelas verdes. Hoy es considerado el más importante museo de Lisboa. Tiene, además de numerosas exposiciones temporales de autores portugueses y extranjeros, exposiciones permanentes de pintura, mobiliario, tapicería, escultura, joyería y cerámica portuguesa, pinturas y artes decorativas europeas, así como objetos artísticos procedentes de las antiguas colonias lusas en África y Oriente. Asimismo, conserva en su interior la capilla de San Alberto, que perteneció al convento del mismo nombre.

Fundación Calouste Gulbenkiam  (Avda. Berna 45 –Praça de Espanha. Website: www.gulbenkian.pt)

La fundación, creada por el mecenas armenio Calouste Gulbenkiam , es un oasis en medio de la frenética actividad de la ciudad. Más de seis hectáreas del antiguo parque de Santa Gertrudes, con espacios ajardinados, estanques y esculturas de autores internacionales, albergan los dos edificios más importantes del complejo. En uno de ellos se encuentra la sede de la fundación, la biblioteca, y el museo, inaugurado en 1969. El otro edificio es el Centro de Arte Moderno, abierto en 1983. Respecto al museo, la distribución cronológica y geográfica de las obras determinan dos circuitos independientes. Un primer recorrido por la antigüedad recoge muestras de Egipto, Asiria, Grecia, Roma, Oriente Islámico y Extremo Oriente. El segundo circuito está dedicado a Europa, con pinturas, esculturas, marfiles, mobiliario, etc. todo ello proveniente de la colección privada del fundador, el cual deseaba que su obra sirviese de estímulo de la sensibilidad humana a través de las artes y en perfecta relación con la naturaleza. La fundación se dedica a la asistencia social, arte, educación y ciencia, y es la mayor institución particular de interés social fuera de los Estados Unidos.

Museo del Azulejo (Rua Madre de Deus, 4 –Xabregas. Website: www.mnazulejo.imc-ip.pt)

Creado en 1980 como Museo Nacional del Azulejo, en el área conventual de la Iglesia-convento de la Madre de Deus, responde a la necesidad de dar al azulejo el lugar que le pertenece en la historia del arte, en un país como Portugal, en el que los azulejos son utilizados desde el siglo XV, primero como revestimiento decorativo, después como elemento de integración arquitectónica. Imprescindible para los admiradores de este material.

Museo del Chiado (Rua Serpa Pinto,6 –Chiado. Website: www.museudochiado-ipmuseus.pt)

Fundado en 1914, sus primeros fondos, al igual que los del de Arte Antiguo, procedían del museo de Bellas Artes. Cerrado en 1987 para recuperar sus colecciones, el museo vivió el drama del incendio del Chiado, pero no porque fuese afectado, sino porque el incendio fue la salvación del museo, ya que llamó la atención sobre su estado y animó a su total y definitivo rescate. La recuperación arquitectónica del museo es una exhibición de modernización y respeto por el antiguo convento de San Francisco, donde se asienta. Dedicado por entero a la pintura, de la colección actual destacan el único retrato de la generación naturalista de Lisboa, O Grupo do Leao, de Columbano Bordalo Pinheiro; As Escadinhas, de Francis Smith; No Tejo, marinha, de Joao Vaz; Lisboa e o Tejo y Domingo, de Carlos Botelho; y obras de Rodin, Malhoa, Jorge Vieira, entre otros grandes artistas.

Museo Nacional de Arqueología  (Praça do Imperio – Belem. Website: www.mnarqueologia-ipmuseus.pt)

Fundado en 1893, fue trasladado posteriormente al ala izquierda del Monasterio de los Jerónimos, quedando reinaugurado el 22 abril 1906. El museo se especializó, a partir de entonces, en tres secciones: arqueológica, antropológica y etnográfica, y sus más nutridas colecciones se extienden desde el paleolítico hasta la presencia romana en Portugal.

Pero para que vea lo que da de sí su media jornada, todavía le quedan las opciones shopping (Grandes Armazens do Chiado, Colombo, Vasco da Gama,… para saber más) y Oceanário, igualmente a tiro de piedra tanto del lugar donde haya tenido o vaya a tener lugar la reunión como del aeropuerto.

En cuatro o cinco reuniones que tenga como esta durante el año se conocerá la ciudad. Luego ya será cuestión de volver a su lugar favorito. Y por supuesto, siempre le queda la opción de visitar algunos de los rincones seleccionados en nuestro Top Five  o de descubrir uno nuevo y luego contárnoslo.

ex8